¡Precio rebajado!
CANTOS DE MALDOROR Más grande

CANTOS DE MALDOROR

Precio Lista: MXN 230.00
Precio Internet: MXN 160.00

Nuevo artículo

CIS120

En Existencia

Les chants de Maldoror, obra poética de Isidore-Lucien Ducasse,  mejor conocido como el Conde de Lautréamont, es desigual y por momentos desconcertante debido a su composición fragmentaria; sin embargo, revela una imaginación vertiginosa, siendo muy atractiva por sus descripciones. Todo gira alrededor de Maldoror, joven exacerbado ante la vida y ante Dios, en un ambiente exaltado y violento. Los cantos y algunos poemas en prosa reflejan el decadentismo francés. Sus páginas están llenas de vida, dignas de todo interés, contiene confesiones amorosas, un diálogo con el océano (una de las partes más atractivas), describe extrañas y alucinantes visones de sangre, vampiros, arañas, mientras el poeta, transformado en animal marino, cuestiona violentamente a Dios.

Más detalles

Disponibles:

Altura (cm) 21 cm
Anchura (cm) 14 cm
Grosor (cm) 1 cm
Peso (g) 259 g
Autor Conde de Lautréamont
Páginas 216
Edición Año 1a. E. Oct. 2016.
ISBN 9786077363170

Les chants de Maldoror, obra poética de Isidore-Lucien Ducasse,  mejor conocido como el Conde de Lautréamont, es desigual y por momentos desconcertante debido a su composición fragmentaria; sin embargo, revela una imaginación vertiginosa, siendo muy atractiva por sus descripciones. Todo gira alrededor de Maldoror, joven exacerbado ante la vida y ante Dios, en un ambiente exaltado y violento. Los cantos y algunos poemas en prosa reflejan el decadentismo francés. Sus páginas están llenas de vida, dignas de todo interés, contiene confesiones amorosas, un diálogo con el océano (una de las partes más atractivas), describe extrañas y alucinantes visones de sangre, vampiros, arañas, mientras el poeta, transformado en animal marino, cuestiona violentamente a Dios.

Más admirado que comentado, aprendido pero no explicado, Cantos de Maldoror ha resistido el tiempo y es buscado por asiduos lectores de Lautréamont. Su lectura supone el consentimiento exaltado de una lucidez furiosa cuyo movimiento envolvente, perseguido sin tregua, no se deja reconocer más que a su término y como cumplimiento de un sentido absoluto, indiferente a todos los sentidos momentáneos por los que debe pasar el lector para alcanzar su plena comprensión.

André Breton comentó en su momento que Los cantos de Maldoror brillaban con esplendor incomparable, afirmando que: «Son la expresión de una revelación total que parece exceder las posibilidades humanas».

Scroll